Páginas

No creo en el amor.

Miro a mi alrededor y no veo más que tristeza y desamor, recuerdos que quieren ser olvidados y parejas que se destruyen, y no puedo evitar pensar que un día eso me pasará a mi.

He pasado mucho tiempo sola, y ahora que no lo estoy, me da miedo volver a estarlo. Soy muy consciente de que no existen los "para siempre", y que el infinito no es más que una ilusión. Vivimos en un presente totalmente condicionado por cada paso hacia delante que demos, y mi mayor temor es que esos pasos no los demos hacia la misma dirección.

Cuando te miro siento que vamos de la mano. Hasta que te da por huir del mundo, a la vez que huyes de mí... y entonces no sé donde voy, no sé donde vas.

Me miras con ojitos de cordero degollado, y me pides perdón por haberme abandonado aunque solo hayan sido unos minutos... y nos volvemos a dar la mano para continuar el camino.

Cuando lo que tienes como modelo a seguir se derrumba y todos los esquemas mentales se rompen, es cuando surgen estas reflexiones depresivas... 
"No eres tú, soy yo"...
Y entonces el estar cinco minutos sin novia no parece tan gracioso... sino más bien preocupante.

No puedo pretender que no huyas del mundo. Pero puedo intentar que cuando lo hagas, no me dejes en una cuneta, como si no valiera nada.
Si el amor existe, que venga y me cuente, pero de momento, yo quiero estar a tu lado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario